jueves, 5 de enero de 2012

UN DIA DE SETAS

                                       BUSCANDO SETAS

Llevaba ya un tiempo sin subir entradas al blog, el periodo navideño con sus compras, los reencuentros con amigos y sus encuentros gastronómicos, los regalos, la lotería… y en resumen las prisas para un lado y para otro no me han dado mucho tiempo para poder escribir. Además pertenezco a la rondalla de divinos de San Francisco en santa cruz de la palma y llevamos la Navidad con nuestros villancicos a toda las casas y a la ciudad de Santa Cruz de la Palma.



Pensaba incluso subir una entrada de una de nuestras salidas nocturnas pero entre unas cosas y otras al final no he podido, pero el blog no acaba aquí así que esperemos el próximo año poder subir un “caminando con los divinos” que sin duda será muy peculiar y además diferente.



Antes de que empezara de lleno con todas las actuaciones, misas, salidas nocturnas y demás de la rondalla y de que llegara el periodo navideño propiamente dicho, una semana antes del puente de diciembre, salimos a buscar Setas.



En la Palma existe muchas variedades de Setas, muchas más de las que podemos pensar, muchas de ellas tienen una gran importancia culinaria pero aunque prácticamente no hay muchas especies mortales, alguna sí que nos encontraremos, posteriormente hablaremos de alguna de ellas.



Aunque no voy a decir por qué zonas estuvimos, eso es secreto profesional jejeje., muchos podréis adivinarlo por las fotos así que podeis preguntarme y os dire si habeis acertado. No obstante en la palma hay muchos sitios donde podemos encontrarlas.



Dos zonas de gran importancia son las cercanas a castañeros y también las de pinar, por tanto zonas mucho más elevadas. Lógicamente las especies serán diferentes según dichas zonas, aunque algunas especies abundan en ambas zonas.



En la isla son buenas zonas el riachuelo, toda la zona de castañeros por debajo del refugio del pilar o por el sendero de la cumbre que va a dar a la hilera para luego bajar por el reventón en el que también encontraremos. La zonas altas de pinar de Puntallana (tenagua, granel, llanos de la galga) zonas altas de los galgitos y los sauces. También la zona de la pared vieja y el refugio del pilar por sus condiciones climáticas y por su numeroso pinar presentan una gran diversidad de especies.



Pero también en la zona más oeste de la isla, en Tijarafe y sus zonas altas podemos encontrar muchas especies. En el pinar entre Fuencaliente y la pista que nos lleva al llano de las brujas son ricas por ejemplo en nacidas. 

La zona Norte es más complicada ya que por su humedad es más en invierno cuando podemos encontrar mejores especies, pero desconozco cuales son las mejores zonas, he visto alguna especie por la zona de la zarza pero comentan que a mucha más altura podemos encontrar buenas especies de bolétales.



Pero vamos a centrarnos en la caminata que hicimos hoy y con ayuda de los todoterrenos pudimos a acceder por pistas no muy complicadas a zonas donde caminando pudimos encontrar buenas especies de setas.



No puedo empezar a relatar la experiencia vivida sin agradecer al “maestro” valga la redundancia José Pellicer Mestre que además es miembro importante de la sociedad micológica de La Palma http://www.mycolapalma.com/portada.htm y no está mal que lo diga posiblemente sino la que más, una de las personas que más conocen esta ciencia y que con más exactitud nos puede instruir sobre las especies de setas que tenemos en la palma, sus características y peculiaridades.



La verdad es que estamos eternamente agradecidos que aceptara la invitación que le hizo Francisco y Luis que junto a David serán mis acompañantes de hoy y que iremos también conociendo poco a poco.

Y no se me puede olvidar también que nos acompaño la mujer de Don José Pellicer y que aunque igual no sabe tanto como su marido sobre nombres científicos de especies, diferenciación de las mismas… pero que tiene un olfato especial para encontrar las setas y eso es una de las cosas más importantes si queremos encontrarlas ya que la mayoría de ellas y sobre todo las de mayor importancia tanto culinaria como científica están bien escondidas.



Es muy importante a la hora de encontrar una especie el que no existe ninguna regla para afirmar que una seta u otra es comestible, hay que conocerlas muy bien, hay muchas parecidas o casi iguales y si ante muchas pruebas tenemos la más remota duda, la volvemos a dejar en su sitio ya que hay especies que son mortales y no merece la pena arriesgarnos. No olvidaros, esta premisa se puede considerar como el primer mandamiento de un buen buscador de setas y fue la primera que nos enseño el maestro Pellicer.



Pero no fue el único consejo que nos dio hoy sino muchos y que debemos respetar como siempre digo, para no modificar el ecosistema y no dañar a la naturaleza, algunas son:

-         Hay que coger las setas con un pequeño corte por debajo dejando la parte enterrada para que en otros años podamos ir a buscar más setas.
-         Si no las cojemos las dejaremos en su sitio aunque no sea comestible, debajo de la pinocha si fuera el caso o donde la encontramos para respetar su hábitat y facilitar que otros años las podamos encontrar, no porque sea venenosa o no comestible no significa que no tenga interés biológico o que pueda romper el ecosistema.
-         Ni que decir tiene que recojamos sólo las especies que vayamos a consumir, hay que dejar siempre especies para otros años y como dice el primer mandamiento “ante la mínima duda la dejamos donde estaba·
-         Como nos dijo Pellicer hay muchas especies muy parecidas, hay que mirarlas detenidamente (láminas, pie, carne, si tiene anillo) incluso a veces no probarlas pero si algunas que entren en contacto con la saliva, sólo en algunos casos para diferenciarlas. Si incluso  el con sus conocimientos tenía dudas en algunas nos podemos imaginar nosotros las que nos pueden surgir verdad?
-         Un buen buscador de setas tiene que llevar cestas tipo mimbre, rígidas para transportarlas. Estos cestos de mimbre al dejar pasar el aire evita la fermentación y favorece la dispersión de esporas en el bosque (la sostenibilidad a veces es muy importante, si hacemos como en el mar que estamos acabando con toda las especies posiblemente también nos quedaríamos sin setas)
-         Nunca usar para el transporte bolsas plásticas ya que se nos puede pudrir y como es lógico la salida de esporas hacia tierra.
-         No usar nunca rastrillos ya que erosionan el terreno y dañan el hábitat de las setas. 
-         Y por último si no conocemos una especie o que no tenga valor culinario hay que dejarlo donde estaba como ya señale.




Pero vamos un poco con la clase del día de hoy porque la verdad no puede tener otro nombre, la lección magistral de D. Pellicer y su mujer que tan amablemente nos enseñaron muchas especies, secretos y trucos sobre la micológica en la Palma.




Una vez cogemos los todoterrenos pistas arriba ya muy pronto nos encontramos las primeras especies, paramos el coche y empezamos a observarlas. Se trata de una especie que la verdad no me acuerdo bien del nombre, crecen a simple vista y pueden adquirir gran tamaño. En este caso donde uno ven muerte como eran estos pinos muertos y podridos, otros ven vida como estas setas que se aprovechan para nutrirse y crecer en estos árboles apartados al lado de la pista.



Aunque no tienen valor culinario, son setas muy blandas que no tienen mucho sabor y que prácticamente no tienen mucha carne y si mucho líquido. No obstante nos permitió realizar un gran número de instantáneas en un increíble paraje.



El profesor aprovecha y nos da las primeras instrucciones en el día de hoy, David es un niño, y como niño no para ni un minuto y aprovecha para empaparse de toda la información posible. Antes yo en el colegio daba Ciencias Naturales ahora conocido como conocimiento del medio, y no hay mejor conocimiento del medio que en la misma naturaleza tener interacción con el mismo y un maestro que insitu te enseñe la lección. Quizás hoy en día esas técnicas de aprendizaje insitu, más práctica y menos teoría evitarían los altos índices de fracaso escolar actual y el abandono de los estudios.



También cerca encontramos una de las primeras especies tóxicas con las que tener cuidado os adjunto fotos para que tengáis un mayor conocimiento de la misma., ya que es bastante diferenciable de otras especies por sus colores verdes y amarillos vivos.



Obtenemos las últimas apreciaciones de Pellicer que realiza cortes, nos enseña colores y poco a poco nos enseña a diferenciar las setas.



Proseguimos y la verdad que yo bastante tenía hoy con cargar la réflex y el gran angular por lo que preferí empaparme de información en el disco duro de mi cabeza y en la tarjeta de memoria de la cámara, para no olvidar toda la información trasmitida en el día.

Pero me dio por buscar un momento entre la pinocha y encontré una de las especies más importantes que mencionaremos en la entrada de hoy. Se trata de una amanita y es una de las pocas especies mortales de la Palma. Ya veis hice diana, no encontré una especie de gran interés culinaria sino una seta que nos puede provocar la muerte en pocas horas.



Parece una seta bonita al ojo humano, parece comestible, un tallo largo, terminando en una cabeza con colores crema con algún puntito blanco y fundamental un bulbo al acabar el tallo que lo puede diferenciar de otras especies.



Esta especie si se consume requiere hospitalización inmediata, es un veneno muy potente y una de las especies más tóxicas que nos podemos encontrar, es bueno habernos encontrado con ella así ya la conocemos para otra vez y vosotros también podeis conocerla. Como dije al principio no nos la vamos a llevar, pero para no romper el ecosistema la volvemos a dejar en su lugar debajo de la pinocha para no alterar el medio.



Muy cerca la antítesis, una seta de aspecto visual menos vistosa, aunque con un color anaranjado y tallo pequeño y rugoso, no entra tan bien por la vista y sin embargo si es comestible.


Por la zona de los lados de la pista, donde más pinocha se amontona y donde encontramos pendientes en sus laderas podemos encontrar especies de cantarelas y falsas cantarelas, las primeras de gran valor gastronómico con su color amarillento que con ajito y perejil son un manjar.


 la mujer de D Pellicer le enseña a David que no se puede meter todas las setas en la cesta y también nos comenta que con niños pequeños hay que revisarles continuamente las cestas para evitar que introduzcan especies tóxicas.
Empezamos a llenar los cestos ya con varias especies, cantarelas, delicas, las setas que comente anteriormente, y otras que os enseño en las fotos, David empieza a enseñar orgulloso su cesto aunque todavía tendrá que llenar el cesto de mimbre mucho más. 



El Profesor coge setas, compara con otras, con el cúter hace cortes nos enseña si desprende liquido el tallo o del material que lo compone, incluso nos da a probar a alguna para diferenciarlas. No podemos identificar rápidamente una especie hay que estar seguro de que estamos en lo cierto.



La siguiente especie que encontramos es de la familia de las Russulales, s es una russula, presenta un color muy rosado. En estas familias son muy difíciles de diferenciar y para poder hacerlo en este caso Pellicer nos invito a probarlas, picaba mucho y este era un síntoma de que no era comestible, no es tóxica pero por su picor claro esta puede destrozarte una comida.



Más adelante encontramos de la familia que si eran comestibles y no picaban, podemos ver cómo le da a probar a Luis las setas para poder diferenciarlas. Señalar que tampoco os pongáis a probar ahora toda las setas, nosotros tuvimos la suerte de tener tan importante instructor pero aun así daba un poco de respeto, pese a la confianza absoluta que teníamos en el.



Encontramos alguna especie más por el camino, seguimos por las pistas y por los caminos cesto en mano en busca de más especies que poder degustar o si no fuera el caso apreciar y aprender.



Dimos con un gran número de delicas, y mientras David aprende como cortarlas para por la noche poder degustarlas ya que es una seta que a mí personalmente me gusta mucho, aunque también señalar que soy de buena boca y a mi menos las tóxicas me gustan todas jejeje. Pero las delicas son buenas setas para cocinar.



En la foto vemos a David como las corta dejando el tallo para próximas poblaciones y limpiando con la brochita la seta antes de entrarla en el cesto y nunca con agua.



Los arboles caídos en la carretera que han sido cortados para que no impidan el paso son un hervideros de pequeños hongos que crecen en él y se aprovechan del mismo para constituir colonias creando una estampa preciosa, en el tesoro de nuestros bosques otoñales.




Según avanzamos encontramos más especies que son explicadas perfectamente con el maestro, la experiencia es un grado y la sabiduría micológica de Pellicer junto a esta forman un tándem que hace que tengamos que coger papel y lápiz de la cantidad de información que nos suministra 



En el blog siempre llega un momento en el que digo que una imagen vale más de mil palabras así que aprovecho para mostraros una serie de imágenes y os tomáis un respiro en la lectura que no me gusta ser pesado.









Según ascendíamos encontrábamos más cantidad de setas, aunque las que quedaban mas a la vista no tenían casi nunca valor culinario no impedían que sus colores nos hicieran parar para observarlas y fotografiarlas.



Un poco más adelante subiendo la ascensión y ya posiblemente a mas de 1000 metros de altura mientras Francisco, Luis, David, Pellicer y su mujer buscan setas, me decido a subir por un sendero homologado de la red de senderos de la isla a ver si tengo la suerte de fotografiar alguna.



Por dicha subida no encontré ejemplares que sirvieran como quien dice para llevar a la sartén, pero si unas espectaculares imágenes, entre pinos caídos u otros que tenían el corcho muy mojado pude encontrar las siguientes especies.



Setas muy bonitas, de escaso o nulo interés culinario pero de una tamaño impresionante casi tan grandes como nuestro pequeño David, entre su tamaño y sus colores anaranjados pude realizar unas buenas instantáneas mientras seguía ascendiendo.



Pude cortar la más grande ya que estaba rodeado de otras y tenían asegurada la reproducción para otros años, no alteraba el ecosistema. Maravillado por el gran tamaño del ejemplar cuando el sendero volvió a encontrar la pista empecé a correr en busca de mis compañeros de hoy y en especial de David para que apreciara la Seta y hacerle una buena foto con ella.




En mi ausencia Luis se había hecho con una buena cantidad de Delicas y de Cantharellus o Cantarelas, como podemos apreciar bien en la foto ya tenía a buen nivel las dos cestas de mimbre y enseñaba orgulloso a la cámara su buen trabajo a la hora de recolectar los ejemplares y su buen olfato, todo un sabueso de las setas.



El maestro Pellicer sigue enseñándonos a identificar las setas, realizar cortes, probarlas… y posteriormente nos enseña un nuevo ejemplar Tricholoma terreum p aunque su aspecto y su color al preguntarnos a que se nos parece lógicamente alguien dio en el clavo, pues se parece a los colores de un “ratón” siendo este su nombre común.



Posiblemente me equivoque en mucho de los nombres de las setas o incluso muchas no me acuerde por lo que si alguno quiere rectificarme o añadir algún nombre gustosamente aceptare vuestros consejos.



A veces nos encontraremos colonias de especies que puede que estén algo pasadas, o podridas para poder seccionarnos bien de su estado podemos ver alguna seta cortar el tallo por la mitad y ver por dentro su verdadero estado. Así evitaremos llevarnos a casa setas que tendremos que tirar y así el próximo año nos aseguraremos la sostenibilidad de la zona en cuanto a dichas especies.


Un poco más arriba donde desde el sendero había encontrado la pista, vuelvo a dar con el esta vez con mis compañeros. Pellicer se alegra, ha visto algo, llama a David. Justo al lado de un pino cortado encuentra una especie de masa viscosa, gelatinosa. Nos pregunto si pensábamos que era una seta, yo comente que si que era un hongo. El maestro afirma que todas lo son, pero esta también se trata de una Tremella, una especie de gelatina amarilla de color vistoso.



Parece mentira la gran cantidad de especies que tenemos en la isla y yo sin saberlo, es increíble pero la reserva mundial de la biosfera es un pulmón y una fuente de vida para muchas especies.



Un poco más arriba después de dejar dicha curva donde además se encuentran unas zonas de cultivos de recuperación de especies, junto a los lados de la pista, entre pinocha, brezo y pinar encontramos muchísimas cantarelas y aprovechamos para recolectarlas ya que son de mis preferidas de sabor y muy abundantes en la isla. Rodilla al suelo y mis compañeros empiezan a recolectarlas incluso Francisco fue ladera abajo con sumo cuidado para buscar todavía más somos muchas bocas que alimentar.


Mientras tanto sigo realizando fotografías y adelantándome por el camino, encuentro a David subido en la camioneta con unos buenos ejemplares de Delicas que el mismo ha cortado siguiendo los cánones de buen recolector de setas.



Este día fue muy bueno a la hora de conocer ejemplares y de recolectar buenas especies, pero dentro del a familia de los Bolétales de gran interés culinario también no tuvimos tanta suerte, aunque Pellicer pudo hacerse con un buen ejemplar de Boleto común. Esperábamos conseguir más en las zonas más altas pero al final no tuvimos suerte ese día, aunque ojo no podemos quejarnos con otras especies como veremos más adelante.



Mientras tanto David y Luis reciben una medalla como los campeones de Delicas de hoy y siguen sumando buenos ejemplares. Bien es cierto ayudados por la mujer de Pellicer con un olfato especial a la hora de dar con ellas.



Una vez en las zonas más altas, y después de tomar un buen bocadillo de sardinas con su correspondiente buen vino de bodega, proseguimos en un desvió por una pequeña pista sin salida y con grandes perspectivas de búsqueda la recolección de la seta.



Os dejo un buen número de fotos, seguimos encontrando buenos ejemplares de delicas, hoy es una de las setas estrellas.




El pinar es la especie estrella síntoma de la altura que hemos ganado y sus grandes ejemplares dejan una gran pinocha que unido a las condiciones climáticas hacen que estemos en una zona muy rica en especies.



Pellicer sonríe ha encontrado un ejemplar de gran valor gastronómico, de color amarillo chillón, Hygrophoropsis aurantiaca si el maestro sonríe es que tiene una buena historia que contar o que tiene un buen valor culinario, en este caso las dos cosas. Esta especie tiene que ser muy buena según nos conto, e incluso después de dar alguna receta la boca se me hacia agua y ojo no hacia ni media hora del bocadillo.





Mientras observo a Luis con su cesta llena me adelanto y encuentro entre pinochas una buena colonia.


Unas cagadas de conejo de tamaño de canicas, nos hace pensar de lo bien alimentados que están por la zona y también de que las setas están entre sus platos preferidos.



Entre piñas y pinocha nos encontramos un buen número de setas naranja sin interés culinario pero bajo una buena estampa que fotografiar.

Mientras tanto Francisco junto a David avanza por la pista, esta se encuentra flanqueada por pequeños helechos secos dando unos colores espectaculares junto al azul cielo que ya tenemos muy cerca síntoma que estamos ya casi en las cumbres más altas de la isla.



Rebuscamos por los taludes laterales de la pista, por dichos humedales en busca de más especies mientras yo sigo a lo mío y aprovecho para tomar imágenes de nuestra querida isla bonita.



Pero volvemos a ver sonrisas, hemos dado con una nueva seta y esta de un gran valor culinario y sinceramente de todas las que he probado junto a las cantarelas las que más me gustan.



Redondas de color rojizo y verde rumbrento encontramos los níscalos comunes en los pinos y sobre todo cerca de las raíces en los laterales donde hay una buena humedad y tapados por la pinocha. Es común encontrarlos por tanto en zonas altas cerca de pinos y en taludes laterales de pistas o laderas bajantes.



Se trata de unos pequeños discos como hemos visto y parece que tienen rumbre por sus colores, pero su sabor es espectacular en un revuelto o simplemente combinados con unos clásicos huevos fritos como hice al día siguiente.



Ya estamos llegando al final de la aventura de hoy pero todavía encontramos nuevas setas en la foto vemos a David con las clásicas nacidas mientras camina solitario por la pista, tiene ya conocimientos y quiere seguir buscando más especies.



Mientras tanto Francisco Cabezudo abandona el camino y ladera abajo entre pinar sigue buscando más níscalos, la sorpresa viene ahora y encuentra una de las que serán las setas reinas del día de hoy, pues encontró varias especies de Tricholoma equestre o seta de los caballeros.


Esta seta de talla entre blanquizco y amarillo, y con su parte superior un amarillo oro pero muy suave, tenía un alto valor culinario y en la edad media era consumida sólo por los caballeros, si los plebeyos la consumían podían incluso ser sentenciados a muerte, ese manjar estaba destinado sólo a los caballeros.



En las siguientes imágenes podemos ver la especie en profundidad.




Pellicer busca el libro que habíamos traído sobre setas para buscar algo sobre la misma pero la edición era a finales de los ochenta. Pues resulta que en los noventa en Francia hubo intoxicaciones con dicha especie y se comprobó que esta especie no era muy buena para el corazón y podía producir fibralgias.


Por lo tanto esta especie fue retirada en 2006 en España de las especies comercializables, hoy en día se sigue consumiendo pero claro es un riesgo así que decidimos dejarlas en su lugar y no arriesgarnos quizás algún día probaremos lo mínimo de ellas para conocer su sabor, pero si tiene tanta fama considero mejor que no ya que por algo era sólo para los caballeros.



Terminamos el día de hoy con una pequeña y bonita araña de jardín al llegar al destino pudimos observar las cestas repletas de ejemplares y pudimos bromear con Elsa la mujer de Francisco al enseñarle la seta grande que yo había cogido y engañarla diciéndole que hiciera una paella con ella que era comestible. Jejeje una pequeña broma.




Pero lo que de verdad traíamos llenas era la cabeza de los conocimientos que tanto el maestro Pellicer como su mujer nos habían tan desinteresadamente enseñado, las numerosas especies que habíamos conocido, las historias de las mismas, los bellos parajes que habíamos vistos y sobre todo el bueno momento que habíamos pasado juntos.



Justo después llego la Navidad y como dije al principio las prisas y los reencuentros, pero ya tocan a su fin y todavía hay setas por lo que ya va siendo hora de volver a juntar al equipo y volver a salir a buscar más y por tanto pasar un buen rato en conjunción con la Naturaleza.



Esta entrada de blog está dedicada a al maestro a la maestra y a mis compañeros de recolección: Luis, David y francisco.

1 comentario:

  1. Me encató, el clima que se ve ahi debe de ser muy bueno aca puro desierto.

    ResponderEliminar

Translate