domingo, 9 de octubre de 2011

LA ZARZA (DON PEDRO) 2ª PARTE

Antes de empezar la segunda parte del recorrido de este maravilloso sendero quiero hacer una reflexión, un amigo al ver las fotos de la caldera del agua, me comentó parece el camino de Santiago, pues si yo también hice el camino y muchas zonas se parecen aunque la zona de la zarza a mi juicio es más bonita, pero a donde quiero llegar es a que en la Palma tenemos paisajes únicos y que no tienen nada que envidiar a ningún paraje mundial, además lo tenemos todo: tenemos paisaje árido con volcanes, tenemos zonas húmedas con laurisilva y vegetación que parece más un decorado de película mágica como podría ser el cubo, los tiles o la zarza, tenemos un parque nacional o caldera de taburiente, saltos de agua como el de la fondada o los tiles, riachuelos, montañas, playas, acantilados… y todo al alcance de nuestra mano

 

 

 

Siguiendo por el sendero como comentamos en la primera parte al llegar a la cruz de gallo tenemos las opciones de volver por el mismo camino, bajar un poco la carretera y a la derecha tomar dirección a la zarza o hacer el camino completo como haremos a continuación

 

 

Bajamos la carretera de Don Pedro unos metros hasta que nos encontramos un desvió a la izquierda que nos conduce de nuevo al sendero y nos abriga bajo la vegetación de nuevo.

 

 

Todavía tenemos el manto de hojas como alfombra, los arboles retorcidos y sobre todo los helechos, síntoma de la abundante humedad de la zona

 

 

 Pero según bajemos y abandonemos la niebla que suele hacer bastante presencia en la zona iremos abandonando el amparo de los arboles de laurisilva por los matorrales, los helechos por los brezos y el manto de hojas por el piso de arcilla y de arena compacta

 

 

Veremos el mar de frente y la costa de Juan Adalid mientras pasamos por un mirador natural hacia esta zona y el barranco de la Magdalena

 

 

 

El brezo ha ganado terreno con su tono verde-amarillo y las vistas hacia el barranco son cada vez mas espectaculares, avanzamos el descenso cada vez mayor y nos vamos acercando cada vez más a la zona de Don Pedro

 

 

 

Vemos la carretera al lado por un momento y nos adentramos en una pequeña bajada en la que encontramos de nuevo algún árbol despistado de faya, y laurisilva, a su vez de nuevo las hojas secas, pero muy pronto le siguen unas escaleras naturales de arcilla y vemos ya más de cerca los molinos de viento de Juan Adalid y las primeras casa del barrio de Don Pedro

 


 


Pasamos el camino asegurados por barandas de madera y al final tomamos de nuevo la carretera para ver por última vez el barranco, la cruzamos y tomamos de nuevo otras escaleras naturales  para dar de nuevo a la carretera, cruzamos de nuevo y ya bajamos entre las primeras casas donde la tranquilidad es el síntoma dominante de la zona.


 

Cuidado al terminar dicha bajada de las casas, tomamos ahora el camino real de la costa pero dirección a Barlovento, hacia la derecha tomando como referencia dos dragos, vemos ya al fondo la escuela de don Pedro y sus casas y nos dirigimos hacia ella admirando las casas restauradas en la zona

 

 

 

En don Pedro encontramos el cartel de nuevo del camino Real de la costa con la distancia restante a Santo domingo, pero nos dirigimos dirección a Barlovento, por lo que cerca del colegio, antes de la primera palmera tomamos una pequeña bajada entre huertos plantados por los lugareños, de diversos cultivos como papas, boniatos, cebollas, zanahorias… como ya comente en la primera parte

 

 


 

 

Estamos en el camino real de la costa podremos observar ya la costa de don Pedro mientras pasamos por maravillosas tuneras y higueras, mis compañeros aprovecharon las mismas para cortar algún tuno, quitarle los picos barriéndolos como se hacía antiguamente, también de algún higo dieron buena cuenta siendo un avituallamiento de lo más natural

 


 


Al proseguir ya podemos divisar la costa de gallegos, franceses y el tablao y mientras seguimos por la pista de tierra mientras vemos el azul del mar, podemos ver las casas y pajeros antiguos junto a un drago aprovechando para hablar con la gente del lugar

 

En esta casa del drago tomamos a la derecha, caminamos un poco y en seguida nos encontramos un desvió a la derecha que nos conducirá de nuevo a la zarza bordeando el barranco de Fagundo, pero antes bajaremos un poco para admirar la maravillosas vistas del mirador de la calzada.

 

 

 

En este mirador podremos admirar toda la costa garafiana, gallegos, franceses y sobre todo el tablao y ver como el camino real de la costa serpentea para salvar la orografía y poder llegar desde el Tablao a la zona donde nos encontramos.

 



 

Los acantilados son espectaculares nos encontramos con una gente de san Isidro que mis compañeros  conocían, son de origen garafiano y hablando sobre la espectacularidad de la orografía nos cuenta la siguiente historia que os comparto aunque seguramente haya olvidado algún detalle

 

 

Hace bastante tiempo Garafia tenía una gran población sobre todo por la facilidad de sus tierras para el cultivo, el ganado y en definitiva por sus recursos naturales, pues en esas época resulta que hubo un ajuste de cuentas y un lugareño de Don Pedro disparo a otro, al correr se dio cuenta de que no lo había matado, por lo que pensó que tenía que buscar una cuartada. Era una persona muy atlética y que de vez en cuanto iba a la zona de franceses por una zona que la gente no sabía. El bajaba el barranco de Fagundo y aprovechando las mareas iba por la costa hasta Franceses. Ese día corrió y corrió, aprovechando también la marea baja paso hacia franceses, cuando llego solo hacia una hora desde que había disparado, y al llegar pregunto a la gente que que hora era. Claro está cuando vinieron a detenerle al enterarse la policía que estaba en franceses, este dijo que el a la hora de los disparos estaba allí. La policía pregunto si era verdad y los lugareños le contestaron que así era. La victima seguía diciendo que era el pero la policía le decía que era imposible que en una hora llegara hasta franceses pues en esa época no había vehículos de motor e incluso a caballo no hubiera llegado.

 

 

Resulta increíble pensar como salvar la orografía tan rápido pero de ahí su belleza, cuando escriba sobre el camino real de la costa en esta zona y suba las fotos veremos de lo que hablo, pues las continuas subidas y bajadas de barranco para salvar los mismos nos dejan imágenes impactantes de la zona

 

 

Pero ahora nos tenemos que centrar en el sendero de hoy y aunque ya hemos dejado hace tiempo atrás el bosque encantado de la caldera del agua, estamos inmersos en la belleza de la costa garafiana. Una vez volvemos al desvío que nos indicaba la subida hacia la zarza  vemos una empinada subida de cemento flanqueada por verodes y tuneras, el camino de vuelta ya nos señala que vamos a tener que sortear un fuerte desnivel antes de llegar al inicio o punto de partida del sendero de hoy

 

En menos de un kilometro hemos ascendido bastante y ya vamos dejando muy atrás la costa, cambiamos verodes por las numerosas viñas de la zona antes de que un desvío a la derecha nos haga abandonar el cemento por el sendero de nuevo

 

 

La tónica siguiente sera subir empedrado natural, arcilla continua y brezos que flanquean el mismo, tira mucho hacia arriba por lo que suele ser muy útil bastones de trekking o un palo para poder ayudarnos en la subida

 

 

Observamos de nuevo hacia el barranco de Fagundo como dejamos atrás la zona de don Pedro y el tablao, el ascenso es duro ya que sorteamos rápidamente gran desnivel 

 

 

Entramos de nuevo en empedrado, con zonas de brezos y matorrales y algún síntoma de musgos nos indican que poco a poco vamos intentando llegar de nuevo a la zona de las nieblas

 



 

Tomamos el camino cada vez mas frondoso y cada vez más en cobijo de los arboles, para entrar en la curva de una pista de tierra y seguir un poco hacia arriba, antes de tomar un desvío a la izquierda de nuevo.

 




 



 Cada vez la vegetación es mayor y el empedrado va perdiéndole terreno a la tierra, estamos ya acercándonos a la fuente de dornajos parada obligatoria para refrescarse y tomar algo antes de emprender la marcha. Que los helechos hagan presencia es síntoma inequívoco que estamos cerca de la zona de la humedad por lo que cada vez aumentamos la marcha hacia dornajos

 

 

 

Pasamos por un estanque del cabildo y ya estamos en dornajos, observamos su fuente, las piletas donde se lavaba la ropa y unas mesas para el descanso, mucho cuidado que hay un camino al lado pero no es el sendero, fijaros bien en las indicaciones clásicas de los senderos de la palma

 

 

 

Volvemos al abrigo de la laurisilva frente a los brezos, y el empedrado ha dejado paso al manto de hojas, el paisaje a partir de aquí va a ser muy parecido al de la caldera del agua, salvando las diferencias de que no estamos dentro de un barranco, por lo que tomamos ahora un simple camino con numerosas subidas, aunque no demasiadas cambios de dirección

 


 

 

Nos encontramos alguna escalera natural, como las que nos maravillaron en la zona de la zarza por lo que cada vez sacamos mas similitudes con la primera parte del recorrido

 

 

En una de las zonas que perdemos el cobijo de los arboles, nos perdemos en un mar de helechos es increíble la cantidad que hay en esta zona y posteriormente como podemos ver en la foto, vemos una pared y el camino que me hacen pensar “es igual a muchas partes del camino del norte de Santiago como me había comentado también mi amigo!


 

Pasamos ahora por un fuerte desnivel, por escaleras naturales o subidas por empedrados, esta zona también es bastante exigente así que manos a los muslos y a impulsarnos hasta arriba

 


 

De repente nos encontramos otra sorpresa y en el mirador del topo podemos ver todo el barranco hacia abajo ver lo lejos que queda ya el tablado y ver como tenemos la niebla cerca, mis compañeros estaban ya cansados y les comento que en la niebla ya está el final por lo que se animan ante la cercanía del exigente sendero


 

La tónica ahora son largas rectas por el camino bajo el amparo del sendero, caminando nos encontramos una  pista asfaltada y una casa en la que podemos admirar la cantidad de diversas flores que planta en la zona, además podremos ver frondosos bejeques tanto el habitual como el raro bejeque negro o más bien avioletado

 



 

Un poco más arriba saludamos a unos vecinos que almuerzan tranquilos en la naturaleza y observamos en  sus huertitos, el gracioso espantapájaros que tenían colocado en sus cultivos

 

 

También adjunto un homenaje a la selección española de baloncesto pues además este día fue cuando se proclamo campeona de Europa de nuevo, jejeje

 

 

Los últimos trazos del camino son por largos falsos llanos bajo el manto de hojas rojas y viendo al final del camino la luz como si de un punto se tratara

 


 

Seguimos y observamos un corral lleno de gallina, una buena manera de terminar este sendero es ir a degustar una sopita de picadillo en los restaurantes de la zona, (la mata, el tablado, el bailadero, Roque faro…) pues el caldo realizado con estas gallinas se le hace a uno la boca agua

 

 

 

Vemos la última señal del sendero, tomamos la carretera con mucho cuidado y vamos a dar al punto de partida

 

 

Este sendero es muy completo bien es cierto que la espectacularidad de la caldera de agua puede que haga que la segunda parte no sea tan admirada, pero lugares como don Pedro, el barranco de la magdalena, los acantilados de garafia, el barranco de fagundo, el camino de vuelta, la fuente de dornajos nos hagan de no arrepentirnos de haber seguido para hacer todo el sendero.

Un consejo si no queremos bajar hasta don Pedro o queremos visitar esta zona con el camino real de la costa es, al tomar el desvío al a derecha después de la cruz del gallo, bajar por lo menos hasta la fuente de dornajos par a luego subir.

Sin más me despido hasta el próximo sendero no sin antes decirles a todos que si todavía no conoces la caldera del agua estás perdiendo tiempo en ir a visitar una zona que sin lugar a dudas no te dejara indiferente.Hsa.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate