jueves, 22 de septiembre de 2011

EL CUBO DE LA GALGA

Uno de los senderos más importantes de la isla es sin duda el cubo de la galga que junto a el bosque de los tiles forman una extensión de bosques de laurisilva gracias a los cuales la palma recibió el título de reserva mundial de la biosfera.



El sendero puede hacerse en varias modalidades, la más fácil es dejar el coche en el aparcamiento junto a la caseta de información y caminar por el corazón del cubo, subiendo la pista que nos lleva al mirador de la somada alta desde allí podemos volver por el mismo lugar o bajar un sendero cerca de la casona de la galga que nos lleva por un sendero muy estrecho hasta el corazón del cubo.



Otra opción es empezar de la zona de bajamar, subir a la hermosa ermita de san Bartolo donde veremos unas maravillosas vistas de la costa de la galga, desde aquí podemos aprovechar y subir al mirador de san Bartolo, desde dicha montaña tendremos unas vistas espectaculares. Posteriormente partimos hacia la caseta de información que ya señale en la primera opción y realizar el sendero que he comentado. Una vez en la somada alta tenemos un sendero por toda la pista de los montes de la galga, para posteriormente decidir seguir por el sendero hacia el cubo de nuevo o por los  numerosos lomos de esta maravillosa zona.  Un buen final seria nuevamente la zona de san Bartolo o degustar gastronomía palmera en un lugar tan típico como casa asterio.


La más larga es para senderistas más experimentados y es hacer el sendero llamado fuente vizcaína- la galga, pero en el mirador de somada alta coger la pista que nos lleve al cubo y volver hasta la caseta de información. Este sendero parte cerca del pico de la cruz en la zona próxima al Roque de los muchachos, por lo que hay desnivel y el sendero no es tan cómodo como otros, además en los montes de la galga la vegetación crece muy rápido y a veces es difícil ver el camino. No obstante es un sendero espectacular sobre todo si se acaba en el cubo de la galga, por lo que el sendero ganaría en diversidad y contrastes tan altos como la casi ausencia de vegetación en la zona más alta del sendero, hasta los helechos y laurisilva del cubo.  Pero este sendero ya lo veremos en otra ocasión con detenimiento.

La opción más habitual es el sendero circular de aproximadamente 6-7km con una dificultad baja ya que la primera parte hasta el corazón del cubo es una pista sencilla y luego eso si dentro de la zona donde hay más vegetación, piedras y escalones hay que tener cuidado sobre todo en otoño-invierno, cuando hay mas humedad porque es fácil resbalar, aunque en las zonas de mas desnivel hay barandas y también cadenas en la pared, es recomendable llevar un buen calzado para esta zona.


Nada más aparcar el coche en el amplio aunque a veces corto aparcamiento tenemos la caseta de información del cubo de la galga que nos permite recibir información sobre el sendero, historia y sobre todo su botánica tan espectacular a la par que importante. También tenemos unas mesas donde poder comer aunque si vamos a realizar un pequeño almuerzo, es mejor hacerlo en el corazón del cubo de la galga, donde la paz y sosiego nos harán disfrutar de la comida, eso sí cuidado con las siestas ya que la ausencia de ruido, solo truncada por algún cantar de un pájaro, o del movimiento de los arboles por la brisa puede hacernos dormir mucho tiempo. Muy importante,  por favor seamos gente civilizada y recojamos toda la basura y ya diré porque.




Nada más salir del aparcamiento empezamos por una pista que primeramente es de asfalto sin cobijo de arboles y que con el paso de unos dos kilómetros irá perdiendo el asfalto y se convertirá en una pista de tierra pero bastante cómoda, recibe un buen mantenimiento, ya que como he comentado es uno de los senderos más transitados de la isla y además muchos lugareños pasan con camionetas por la zona, pues hay alguna que otra galería de agua y que algún día hare alguna entrada sobre la misma. La gente de la Galga cuida muy bien esta zona e incluso en una zona que comentare más adelante en las fiestas patronales de san Bartolo celebran todo los años un almuerzo de hermanamiento entre los vecinos y los interesados en asistir, con música en vivo y un ambiente fantástico.


En las fotos siguientes podemos ver como  la pista que al principio no recibe el cobijo de los arboles, primero tenemos matorrales y pequeños arbustos, para al final empezar a recibir cobijo de frutales y las fayas, las zarzas y los brezos. Rrecibiremos la completa cobertura de un espectacular bosque de laurisilva que en ocasiones y cuando la soledad se haga plena con la naturaleza, pensar que nos encontramos en un bosque de cuento y que van a salir algún elfo, hada o incluso algún troll así que tener cuidado, jejeje.



En la zonas del barranco podremos observar desde musgos y líquenes, hasta los númerosas helechos de gran tamaño que se encuentran protegidos. También encontraremos piedras y cantos señal que alguna vez ese barranco recibe la fuerza del agua, que erosiona el mismo y moldea la forma de los cañones del cubo de la galga.


Me olvide decir que el sendero es auto guiado por lo que en la oficina de turismo o en la tienda de www.senderosdelapalma.com podremos conseguir la auto quía de audio que nos permitirá conocer más sobre esta maravilla y en cuanto encontremos un pivote como el siguiente nos irá dando información de la zona que nos encontramos.



Una cosa que no se puedo permitir y que es algo aislado es unas latas de cerveza que encontré al principio pero como sé que es algo aislado no voy a poner la foto para no ensuciar la maravilla del mundo que es esta zona de la isla en la que los alisios han dotado de una humedad en la que el verde se ha hecho como color dominante.
 
En la zona cercana al cauce del barranco se puede encontrar un importante ejemplar de barbusano que puede alcanzar una gran altura. Su madera se usaba mucho para realizar muebles debido a su carácter rojizo posteriormente veremos una foto de un árbol talado en la zona centro del cubo. De dicho arboles se sacaba el ébano, de gran fama.
Una vez que hemos pasado varias curvas y varias rectas ya con la cobertura de los arboles notándose cada vez más la humedad y el frescor nos encontramos un puente del canal, al pasar por el empezara a picar hacia arriba cada vez más el sendero y a ganar tierra el camino en detrimento del asfalto. A partir de aquí nos adentramos sin darnos cuenta en este boque encantado.

Si podéis bajaros al barranco que no hay desnivel hacia él y mirar las paredes escarpadas por la erosión mirar de cerca las comunas de helechos por las que emanan gotas de agua surgidas al chocar los alisios con los arboles y la montaña. Espectacular contraste de colores entre el verde de los helechos y laurisilva y los rojos de las hojas secas.

A 700 metros aproximadamente del puente, tenemos una piedra entre arboles cubierta completamente de musgo y con una belleza increíble, parece que se ha hecho amiga de los árboles y ambos conviven desde hace mucho tiempo, no olvidemos que estos bosques de laurisilva son muy antiguos y siglos y siglos han visto su paso.

Los musgos y el verde dominan el ambiente y ya no nos van a abandonar hasta que abandonemos el sendero. Una vez nos encontremos una mínima bajada para coger fuerzas, seguido de una  pista empinada, será síntoma que ya estamos en principio del corazón del cubo.

Terminado por tanto la subida tendremos un pivote de señalización y también de sendero auto guiado, en esta zona circular se realiza el tradicional almuerzo de hermandad de la gente de la galga en las fiestas de san Bartolo como ya comente, y que cuenta no solo con la hospitalidad de la gente del lugar, sino de buena comida y buena música. Suele ser a finales de agosto cuando se celebra esta fiesta del cubo de la galga.
Me olvide comentar que al final de la pista mirar bien la señalización ya que la pista sigue hacia arriba donde se encuentra la galería de la galga que espero hablar de ella en otra ocasión.
En esta zona donde se celebra tan peculiar encuentro culinario se encuentra un árbol talado creo que fue  una árbol de ébano, un barbusano por su color rojizo cuya foto podemos ver, no solo en el sendero hay laurisilva también hay sauces y arboles como este tan espectacular que podemos ver en la foto.

Seguimos para arriba, ya no tenemos pista estamos en el corazón del cubo, y la tónica a partir de ahora será subida tendida, sobre piedras, escalones y sendero en los que muchas veces los helechos intentaran hacernos un miembro más del bosque y hacernos desaparecer entre sus gigantescas hojas. Pasamos otro pequeño puente por donde pasa el canal por dicha zona un poco más arriba por las escaleras naturales de piedra, seguimos a la derecha ya que hay un desvió también a la izquierda pero siempre es mejor volver a la vuelta por ese camino.

Seguimos subiendo y nos encontramos unas escaleras realizadas con tablones amplios de madera, que encuadran perfectamente en el entorno y que permiten un maravilloso contraste de colores, el sendero pasa ahora por una subida de piedra y al final de este tramos tres piedras completas de musgo nos vuelve a recordar por si nuestras botas o pantalones no tienen ya sufriente agua del roce con las plantas que los alisios han estado por ahí hace muy poco tiempo.


Pasamos ahora por un terreno cómodo en los que unas barandas de maderas nos separaran ya del barranco que se encuentra en la zona derecha y que ya empieza a tener a una cierta altura de distancia, señal que vamos ya buscando la zona de la somada alta, o los montes de la galga.

La tónica de los escalones naturales vuelven a hacer su presencia y nos encontraremos tanto anchos, bajos, cubiertos de maleza, de mayor desnivel... volvemos a las barandas de madera seguimos en una maravillosa rutina dentro del bosque de laurisilva que ya hace tiempo que nos ha borrado de la mente nuestras preocupaciones de la vida cotidiana y el estrés del día a día, en este lugar se para el tiempo, no puede existir un lugar mejor para detener el reloj que un lugar que valga la redundancia lleva tanto tiempo en el mismo lugar solo alterado por la acción de los agentes naturales.


Ya los arboles, las paredes de piedra natural hechas por el hombre y las barandas están completamente cubiertas de musgo estamos en la zona donde se produce el mayor choque de los alisios y por tanto de mayor humedad, en otoño esta zona es espectacular, las nieblas y la humedad lo hacen un bosque encantado, un cuento se podría ilustrar con tan magnificas imágenes que os intento llevar con mis fotografías.
Pasamos ahora a una zona de barranco en la que tememos que nos exigirá un poco mas ya que tendremos que subir piedras y bajarlas, pero el sendero hasta aquí no ha sido nada difícil por lo que tan maravilloso paraje bien merece un esfuerzo, además nos queda poco para el desvió hacia la pista hacia la zona alta que abandonara el bosque de laurisilva.


Unos últimos escalones y nos encontramos la señalización del sendero, a mano izquierda nos señala que a un kilometro se encuentra el mirador de somada alta, a partir de aquí tendremos 1000 metros de una pista cómoda, por donde pasan perfectamente camionetas, coches… el desnivel no es muy pronunciado, buen momento para aprovechar para hidratarse mientras nos dirigimos al punto más alto del sendero.



Ya estamos aquí, en la zona más alta. Este maravilloso mirador de la galga. Primeramente nos encontramos el cartel que nos indica varios senderos la distancia de vuelta al cubo, o a la zona de fuente vizcaína como comente, o si lo preferimos bajar por los lomos de la galga.

Aumentamos el ritmo y llegamos al final del mirador, un día despejado como veréis, vemos la zona de los galguitos, los sauces y el puente, la zona de san Bartolo y su montaña, la costa de la galga, la zona del granel y la balsa de agua.

Nos despedimos ya de este sendero de momento, más adelante volveré a escribir de el de su galería de agua, de su botánica, de otros recorridos de la zona…
El bosque de cuento nos ha hecho olvidar nuestros problemas, los problemas cotidianos, la rutina y sobre todo abandonar el hormigón, asfalto y cemento por un bosque de laurisilva en el que por un momento los helechos nos abrazaron y nos hicieron participes del bosque.
Voy bastante a este sendero y siempre me encuentro a personas de todas las nacionalidades y países, peninsulares, gente de otras islas pero muy poca gente me encuentro salvo los lugareños que sean de la palma, es un sitio perfecto para pasar un domingo con la familia e incluso un coche puede llegar hasta casi el corazón del cubo para que personas con movilidad reducida puedan disfrutar de el. A veces pienso a modo de autocrítica que no sabemos valorar lo que tenemos y que no conocemos nuestra isla y con la crisis de turismo actual en la isla me hace pensar que difícilmente podremos vender un producto que no conocemos.
Pero sin duda alguna el Cubo de la Galga es un lugar milenario que lleva cientos de años viendo pasar el tiempo y sin embargo al entrar en él se detiene el mismo tiempo hasta que vuelves a salir de él y montarte en el coche.


MAS FOTOS PRÓXIMAMENTE EN ALBUM PICASA 

8 comentarios:

  1. Querido ser de la naturaleza,tu pagina me inspira a recorrer sendas y fabricar historias con ramas...
    veras El Cubo me gusta especialmente pero nunca lo he recorrido,busco un sitio para picnic(mi cumpleaños ;) )
    y me preguntaba,ya que conoces el lugar,si crees que es posible,ya que veo que es frondoso y quiza hay que caminar mucho para un sitio abierto.No queremos caminar mucho ya que no vamos de excursion exactamente.Tenemos coche asi que imagino que sera imposible utilizarlo por el camino,supongo que lo perjudicaria mucho.
    Espero tus sabios conocimientos al respecto,gracias!! y gran blog!muy especial :)

    ResponderEliminar
  2. es posible llegar con todoterreno tanto a la zona donde esta el arbol barbuzano cortado o la zona más alta de la somada alta, si el motivo de visita es un picnic con un todoterreno teniendo cuidado se puede llegar hasta el mismo cubo de la galga, yo recomiendo ir caminando pero si no es el motivo de la visita o hay personas con movilidad reducida puede ser la mejor opción. un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que buen post y que hermosas fotos.
    No puedo evitar sentirme nostálgica y culpable pues aunque nací y viví en la palma 18 anos, nunca visité este lugar ni tantos otros magníficos parajes que hay por allí.
    La próxima vez que visite la isla, le dedicaré el tiempo que le debo y se merece.

    ResponderEliminar

Translate